REGULACIÓN DEL PRACTICAJE

La regulación del practicaje en España se enmarca dentro de la legislación internacional y queda definida por una serie de normas nacionales y reglamentos del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puerto.

La administración marítima acreditará para el ejercicio de la profesión como práctico, a aquellos titulados que cumplan con los siguientes requisitos:

  • Estar en posesión de un título de Capitán de la Marina Mercante, (en el caso de optar al practicaje en los puertos de interés general),  y poder certificar al menos dos años de mando efectivo en barcos de más de 1000GT.
  • Tener menos de 65 años. (Orden FOM 2417/2007).

Estos capitanes tendrán que superar:

  • Un reconocimiento médico (ISM)*.
  • Superar una serie de pruebas físicas certificadas por un colegiado en Actividad Física y Deporte.
  • Dos fases de exámenes: Una en la Dirección General de la Marina Mercante sobre legislación nacional e internacional y dominio de la lengua inglesa y otra en el puerto donde se presentan como prácticos sobre normativa, conocimientos del puerto y maniobras.
  • Un período de prácticas de un máximo de 6 meses, a juicio de la Capitanía Marítima y sujeto al informe final de Prácticos y Autoridad Portuaria.

*NOTA: Para el ejercicio de su profesión, se someten a una serie de reconocimientos médicos obligatorios:
Inicial. Para evaluar el estado físico y psicológico del aspirante.
Continuo. Para comprobar con periodicidad el estado de salud.
Hasta los 55 años, dichos reconocimientos, tendrán una validez de 2 años y de 1 año a partir de entonces. Entre los 65 y 70 años, la validez será de 6 meses. La jubilación es obligatoria al cumplir los 70 años.

Cuando los candidatos superan el período de prácticas, la Administración Marítima lo certifica dando su aprobación. Es entonces cuando la Autoridad Portuaria “habilita” al práctico para ejercer como tal en el puerto en cuestión.

Los prácticos españoles, para mantener su “habilitación”, deben realizar una serie de cursos de formación cada 5 años.

Dichos cursos, organizados por el Colegio de Prácticos, cumplen con los requisitos establecidos por:

  1. La Resolución IMO A.960 (23). “Recommendations on training and certification and operational procedures for maritime pilots other than deep-sea pilots”.
  2. Education Training and Certification Standard for Maritime Pilots from European Maritime Pilots Association.

Son causa de extinción de la habilitación concedida por la Autoridad Portuaria:

  • El cambio de puerto
  • El alcanzar la edad tope de jubilación prescrita.
  • El no superar los reconocimientos médicos.

También se perderá la habilitación como consecuencia de faltas disciplinarias en el desarrollo del ejercicio de sus funciones o como consecuencia de ser declarado culpable de delitos que, a juicio de la Autoridad Marítima, afecten a sus cometidos.

Según la Ley 27/92 y el RD 393/96, la Administración Marítima, (Capitanías Marítimas), tiene las siguientes competencias en relación al Practicaje:

  • Regulación del servicio de practicaje.
  • Exámenes de acceso a la profesión.
  • Reconocimientos médicos.
  • Exenciones de practicaje.

La Administración Marítima se encargará de:

  • Establecer la obligatoriedad del servicio de practicaje en un puerto.
  • Asegurar el cumplimiento de los requisitos profesionales de los candidatos.
  • Velar por el desarrollo de las prácticas profesionales.
  • Arbitrar en caso de desacuerdo entre Prácticos y Autoridad Portuaria en relación al servicio.

Según establece la ley 27/92 y el RD 393/96, la Autoridad Portuaria establece:

  • Las prescripciones particulares del servicio de practicaje en cada puerto.
  • El número de prácticos requeridos para la prestación del servicio.
  • Los candidatos que realizarán las prácticas.
  • La autorización de prestación del servicio.
  • Las tarifas máximas a aplicar.
  • El control del servicio.

Sin perjuicio de la responsabilidad del capitán o su armador, (establecida en la ley 14/2014 de Navegación Marítima, artículo 328, Responsabilidad por daños durante la ejecución del practicaje p.65 Capítulo III. Del contrato de practicaje), el práctico será responsable de los daños al buque donde presta su servicio u otros buques si resultan afectados, con el límite establecido anteriormente, por la inexactitud, errores u omisiones en sus indicaciones en el asesoramiento al capitán.

Si el capitán de un buque declina el consejo del práctico, y como consecuencia se producen daños al buque o terceras partes, dichos daños serán de su entera responsabilidad.

Cuando el práctico considera que se dan circunstancias de riesgo, ya sea por la acción de factores ambientales, personales, técnicos, etc…, deberá DESACONSEJAR LA MANIOBRA, justificando la decisión ante la Autoridad Portuaria, y dejando a discreción de dicha Autoridad, la reanudación de la maniobra y la continuación de los servicios de practicaje.

Si el práctico NO ESTÁ DE ACUERDO, por razones de seguridad marítima con las resoluciones adoptadas por la Autoridad Portuaria, será el Capitán Marítimo, el que resolverá las discrepancias suscitadas emitiendo un juicio al respecto.

El práctico informará inmediatamente al capitán Marítimo y a la Autoridad Portuaria, de cualquier evento relacionado con el ejercicio de sus funciones, que afecte o que pudiera afectar a:

  • La Seguridad Marítima.
  • La seguridad de la Vida Humana en el Mar.
  • La Protección del medio Ambiente Marino.

… incluyendo las deficiencias detectadas en los buques durante las maniobras de entrada y salida a puerto, y durante las maniobras náuticas en sus dársenas.
En este sentido,…”El capitán notificará al práctico cualquier deficiencia o aspecto del buque, su máquina, equipos, etc… de los que tenga certeza de que pueda afectar a la navegación del buque.”.

En cuanto a la responsabilidad económica, en la que incurren los prácticos o las Autoridades Portuarias en el ejercicio de sus funciones, la cuantía está limitada por ley, y no excederá en caso de accidente, de una cantidad de 20 euros por unidad de registro bruto (GT), con un límite de 1.000.000 de euros.

El servicio de practicaje, estará a disposición de los respectivos Capitanes Marítimos, en caso de emergencias y seguridad marítima, en aquellas aguas en las que España ejerza su soberanía, derechos soberanos o jurisdicción.

En términos legislativos, el practicaje se encuentra supervisado y regulado por:

  1. Real Decreto Legislativo 2/2011, de 5 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.
  2. Real Decreto 393/1996, de 1 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento general de Practicaje.
  3. Resolución de 29 de julio de 1998 de la DGMM, por la que se establecen los reconocimientos médicos para comprobar la aptitud de los Prácticos y las pruebas físicas para el acceso a la profesión.
  4. ORDEN FOM/1621/2002, de 20 de junio, por la que se regulan las condiciones para el otorgamiento de exenciones al servicio portuario de practicaje.
  5. ORDEN FOM/2417/2007, de 25 de julio, por la que se regula el reconocimiento de la capacitación profesional para la prestación de los servicios de practicaje portuario.
  6. RESOLUCIÓN de 20 de noviembre de 2007, de la Dirección General de la Marina Mercante, por la que se aprueba el programa de materias a que habrán de ajustarse los ejercicios de las pruebas para el reconocimiento de capa- citación profesional para la prestación de los servicios de practicaje portuario.
  7. Resolución de 4 de febrero de 2013, de la Dirección General de la Marina Mercante, por la que se establecen los cursos de formación continua de los Prácticos.

Además de esta legislación nacional, el practicaje, en concreto su colegio profesional, está sujeto a la siguiente regulación:

  1. Ley 42/2002, de 14 de noviembre, de creación del Colegio de Prácticos de Puerto.
  2. Real Decreto 797/2005, de 1 de julio, por el que se aprueba el Estatuto General del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puerto.
  3. Regulaciones internas.
  4. Código Deontológico de los Prácticos de Puerto.